Doctor Reinaldo Traipe dijo no más y renunció a Rangers

Desde el año 2012, el doctor Reinaldo Traipe se desempeñaba como médico del primer equipo de Rangers, cargo que mantuvo hasta el domingo recién pasado, cuando informó al propietario del club, Felipe Muñoz, de su salida de la institución.
En la semana se efectuó una entrevista radial entre Gigante Deportivo y el profesional quien señaló las razones que lo llevaron a tomar la decisión. Acusó desprolijidad, falta de interés para desarrollar el área médica, escaso profesionalismo de la directiva y nulo interés por invertir en serio en el desarrollo de Rangers.
«Una decisión muy difícil y dolorosa, muy pensada de un tiempo a esta parte y terminé tomando una decisión dura que lo hago con mucha convicción. Siento que hemos entregado harto al club buscando mejorar su perfil en el área médica, hemos participado de muchas actividades que hoy nos posicionan como el primer club de la Primera B que retornó a los entrenamientos y uno de los pocos clubes que todavía no tiene ningún contagiado», comentó como primera reflexión.
Detalló además que «nos hemos preocupado de contar con la colaboración en la parte de imágenes del radiólogo de la selección chilena para la interpretación de imágenes en Talca disminuyendo la cantidad de viajes de nuestros jugadores a Santiago y reservándolos solo para cuando vengan a hacer procedimientos».


Luego apuntó a que no se trabaja con un rumbo claro, con un proyecto. «Con todos estos esfuerzos que hemos hecho y el tiempo que le hemos dado a la institución, a la directiva, en particular actual, para que nos muestre un norte, una preocupación, sin saber cual es la perspectiva de desarrollo del club, hacia donde marcha el club y hacia donde quiere perfilar el área médica, veo que no hay eco en los esfuerzos entregados así que creo que mi decisión dolorosa de abandonar el club, pasa por eso, siento que no hay una preocupación, no se valora el área médica con la importancia que ella tiene desde el punto de vista directivo, por el contrario, si mucho desde el punto de vista técnico, a mi me consta que nuestro cuerpo técnico ha estado muy preocupado de contar con un área médica que esté sesionando organizadamente, preocupado de los jugadores y nos han apoyado en ese sentido absolutamente».
«Le agradezco mucho al profesor Marcoleta y todo su cuerpo técnico ese apoyo que nos ha entregado a nosotros el cual como te digo no se ha sentido desde el área directiva», enfatizó Traipe.
ntó también a los problemas con los que debió lidiar al encontrarse con un club manejado desde la distancia.
«En realidad hace rato, nosotros ya con el tema del retorno a los entrenamientos, nosotros estábamos absolutamente abandonados, el gerente (Boris González) estaba en Calama, el dueño del club (Felipe Muñoz) estaba en Serena. Si no es por el empuje del gerente de prensa Gerardo Herrera y sobre todo de nuestro kinesiólogo Miguel Salas, no habríamos podido nosotros montar lo que se montó, crear la conciencia que se creó y haber retornado siendo el primer club de la Primera B que retornó».
De hecho, ni siquiera tuvo respuesta cuando informó de su salida. «No ha habido acuso de recibo de mi renuncia formalmente ni de parte de la gerencia ni de parte de la presidencia».
Ofreció hasta autofinanciamiento para profesionalizar al club en el área médica. Ni así lo tomaron en cuenta. «Nosotros le pedimos cierta implementación básica para trabajar a la directiva, le pedimos la implementación con máquinas desfisurarias modernas que hoy por hoy la mayoría de los clubes maneja, la inversión fue mínima, no nos ha llegado todo lo que nos tiene que llegar, le planteamos otros programas incluso de autofinanciamiento en el área médica del club que tampoco, aparentemente fueron valorados, así que esto venía gestándose de a poco. Si a esto tu le suma que ves una serie de irregularidades de manejo del club, además que nunca estuvo al día tampoco en pagarme los viajes que yo hacía a Talca, porque yo no tenía sueldo si no que me reembolsaban los viajes, la verdad que uno entiende a esta altura, que no hay ningún ánimo de cambiar y que tampoco se valoró el esfuerzo que se hizo en el área médica».
Consultado por el nivel que presenta Rangers en relación a otros clubes de Chile, reconoció que «nos hemos quedado atrás, tenemos un cuerpo médico con el suscrito que como te contaba, trabajaba en base al reembolso de los viajes, con un kinesiólogo y un paramédico, no tenemos más personal del área médica, hemos conseguido camillas con algunas universidades, nuestro kinesiólogo no cuenta con todas las máquinas modernas que se usan para la recuperación física de los jugadores, así que si me comparo con otros clubes, donde hay kinesiólogos, para el primer equipo dos o tres, un cuerpo médico integrado por tres, cuatro, cinco médicos que están pendientes todos los días, si vemos que tienen nutricionista, psicólogo, asistente social, estamos a años luz de ser profesionales y por mucho que nosotros hayamos conversado el tema, les hayamos dado incluso las ideas para que esto fuera autofinanciado, no ha habido eco de nuestros planteamientos».
Se va con sentimientos encontrados. «Hay un dulce y agraz, siento que mi trabajo fue reconocido por ustedes (los medios), por los hinchas, jugadores, cuerpos técnicos, no así desde el punto de vista directivo. Siento que Rangers es un club con una impronta muy especial, llamativamente especial diría yo para llevar todo el tiempo que lleva en la categoría B en estos momentos, creo que Rangers está para otra cosa, le pido excusas a los representantes o hinchas de otros clubes, Rangers no es Barnechea, Rangers no es Santiago Morning, ni siquiera Magallanes, es mucho más grande que eso, pero eso tiene que trasuntarse en un programa de club que vaya fortaleciendo todas las áreas. Para eso necesariamente hay que invertir y después recuperar la inversión, esa política no la veo en el club, aquí se apuesta a gastar lo menos posible, siento que incluso nuestro cuerpo técnico tampoco ha tenido el apoyo que debió tener a lo largo del año…que ellos estén preocupados de que al doctor lo consideren, no lo consideren, le paguen o no le paguen, los distrae de sus funciones».
Por último, expuso que ve difícil que se genere un cambio en la institución. «No creo que haya enmienda del rumbo desgraciadamente, las personas involucradas recibieron los mensajes repetidamente, no solo por el área médica y no hubo ningún cambio…creo que hay mucha gente en la ciudad que le debe interesar que Rangers cambie el rumbo y crezca, que Rangers se haga partícipe e interactúe con la comunidad talquina, sobre todo con el ámbito universitario, creo que es muy importante acercar las universidades a Rangers y lograr obtener lo que Rangers tiene hasta hoy heredado de los años 60, 70, 80, el ciudadano de Talca era ranguerino y eso no se debe perder por ningún motivo», cerró Traipe.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.