Habitantes de Villa Alegre y sus alrededores carecen de locomoción

n un recorrido por San Javier y Villa Alegre, experimentamos en carne propia lo que significa no contar con una buena y fluida locomoción colectiva, la que en los últimos meses ha ido en retroceso y no se aprecia una pronta normalización.
La problemática según los propios vecinos y usuarios del sistema público de transporte mayor (buses), es que existe una sola línea de buses que monopoliza el transporte entre las comunas de Linares, Villa Alegre, San Javier y Talca, los que hasta antes del estallido y la pandemia, mantenían un flujo bastante bueno, con un espacio entre maquinas aproximo de 15 minutos, lo que era ideal para las personas que deben trabajar o movilizarse entre estas comunas, nos expresan los vecinos.
Pero en la actualidad los horarios no existen y los tiempos entre maquinas incluso han llegado a una hora y media, y para que decir los fines de semana y los feriados, es tan alejado, que es mejor buscar a alguien que los lleve de un lugar a otro, pues no hay locomoción de buses y sólo les quedan los colectivos amarillos que son pocos y pasan llenos dejando a las personas en los paraderos para que el siguiente transporte los traslade.
Es lamentable que algunas autoridades comunales no se preocupen de una cuestión tan necesaria como lo es el transporte hoy en día, donde existen muchas necesidades de traslado tanto por temas de salud como económicos y trámites legales que son muy necesarios de realizar en ciudades capitales, donde existen oficinas para ello.
Los usuarios que viven en la Avenida Francisco Antonio Encina, en Villa Alegre o en la ruta que une San Javier con Villa Alegre, se han tenido que adaptar a la escasez de este servicio público y muchas veces quedan a la deriva o a la buena voluntad de vecinos que los llevan a sus puntos de destino.
En el recorrido efectuado por Diario MAULEHOY, en la citada ruta se pudo constatar que el flujo de buses es escaso en plena mañana de lunes, por lo que nos imaginamos que debe pasar en una mañana de sábado o domingo, horarios donde seguramente no hay buses y si llegan a pasar deben hacerlo cada 2 horas o más, más aún cuando la comuna de San Javier se encuentra en Fase 2.
Hasta hoy los únicos en dar una solución efectiva ha sido el servicio de transporte colectivo amarillo, que van entre San Javier y Villa Alegre, los que muy adecuadamente se coordinan para que ningún vecino se quede sin ser transportado, para ello cuentan con un sistema de radio entre los móviles para coordinar su trabajo, el que es muy bueno y que la ciudadanía agradece con su preferencia, ante la nula respuesta de la empresa que cuenta con el recorrido licitado.
Finalmente los usuarios esperan que las autoridades respectivas y empresarios de la locomoción colectiva mayor busquen una solución pronta para evitar más molestias a las personas que no cuentan con recursos para movilizarse personalmente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.