Vacaciones en pandemia: La “nueva realidad” en hoteles, hostales y campings para recibir a viajeros

Sólo en las primeras horas de la entrada en vigencia del nuevo “permiso de vacaciones”, un total de 26 mil personas hicieron su solicitud. Y frente a este “pase”, que permitirá a todos quienes habiten en Fase 2 viajar fuera de sus zonas -a un único destino- entre enero y marzo, el sector turístico se prepara para recibir a los viajeros. Sin embargo, en medio de la pandemia, el funcionamiento de hoteles, hostales y campings no será el mismo que en un año normal y, bajo la urgencia de poder operar después de casi 10 meses detenidos, los establecimientos han aplicado estrictas medidas sanitarias para poder abrir sus puertas y así atraer veraneantes.
“Estamos preparados para operar en pandemia. Los protocolos para los establecimientos hoteleros y de hostales se empezaron a trabajar en abril del año pasado y por todo este tiempo se han estado implementando en aquellos recintos que no han cerrado”, dice el presidente de Fedetur, Ricardo Margulis. “La industria se la ha jugado desde el primer día por mostrar que las personas no se van a contagiar por entrar a un hotel o a un restaurante”, agrega. En ese sentido, el líder gremial remarca que los protocolos elaborados junto al Ministerio de Economía, el de Salud, la Subsecretaría de Turismo y Sernatur son un “desde” y que no son tan complejos de implementar. Eso sí, sostiene, significan un costo adicional para los recintos, dado que implican una serie de cuidados al interior de los recintos, como más y constante limpieza, y también restricciones que merman la operación.
Por ejemplo, expone, “si vas a quedarte a un hotel que está en una comuna en Fase 3, donde no está permitido que los restaurantes funcionen en los interiores, y además ese en particular no tiene terraza, entonces el desayuno lo van a tener que dar en la habitación”. En cambio, si el restaurante tiene un espacio abierto y funciona como terraza, las comidas podrán darse en ese lugar, “pero los buffets no serán como antes”, comenta Margulis y profundiza: “La comida que uno quiera elegir tendrán que entregarla emplatada cubierta con alusa de forma tal de evitar todo tipo de contacto. Toda la dinámica del autoservicio y de servirse con las mismas tenazas que usó la persona de adelante, se acabó”. Frente a esta “nueva realidad”, el líder del gremio expresa que su percepción es que “las personas tienen ganas de salir, de cambiar de aire, de sacarse el 2020 de encima, entonces de igual forma van a reservar y van a ir a estos alojamientos a pesar de saber que no será lo mismo que antes”.
El subsecretario de Turismo, José Luis Uriarte, analiza que “muchos de los procesos a los que estábamos habituados a la hora de viajar se han visto completamente modificados por la pandemia”. Así, remarca que “es fundamental entender que esta es una situación dinámica, que se ha ido adaptando, flexibilizando o endureciendo según lo establezca la situación sanitaria del país”. Por lo anterior, y de la mano con lo descrito por Margulis, el subsecretario recuerda que el Plan Paso a Paso establece las medidas que se deben cumplir en cada una de las fases y que, dependiendo de la fase en que esté la comuna del hotel u hostal, muchas de las actividades que se realizaban en espacios comunes, como buffets, gimnasios o piscinas podrían estar suspendidas o restringidas. En el caso de los hostales, por ejemplo, las típicas zonas comunes donde los viajeros y mochileros se reúnen para compartir, estarán restringidos por los aforos establecidos para cada una de las etapas y, además, deberán contar con todas las medidas para resguardar el distanciamiento físico y la constante desinfección de las áreas comunes.
Los campings A diferencia de los hoteles y hostales, que cuentan con el mismo protocolo, los campings son un caso aparte. Así, la guía del Gobierno establece que los sitios deberán estar demarcados, mostrando el lugar donde deben ir las carpas, con el objetivo de que no se aglomeren los visitantes. “Respecto del funcionamiento de baños compartidos, la guía de buenas prácticas sanitarias establece que la administración del camping debe establecer e informar los aforos permitidos en estos servicios. Deben procurar, en todo momento, evitar aglomeraciones, estableciendo sistemas de acceso que resguarden la distancia física requerida. Además, se recomienda sanitización permanente de los servicios sanitarios, especialmente de duchas y camarines para asegurar un espacio libre de contaminación”, sostuvo el subsecretario.
La certificación de los recintos turísticos La Subsecretaría de Turismo y Sernatur lanzaron a fines de septiembre un certificado llamado “Confianza turística”, también conocido como “sello covid”, el cual es un distintivo que se entrega gratuitamente a todos los servicios turísticos -debidamente registrados en Sernatur- que se comprometen a implementar y cumplir los protocolos y las guías de buenas prácticas sanitarias elaboradas por el Gobierno. Hasta el momento, de acuerdo a cifras de la Subse de Turismo, un total de 4.600 empresas del país han obtenido su certificación, para la cual deben hacer una declaración jurada.
F. emol.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.