COMUNALNACIONALREGIONAL

Cinco consejos para no sucumbir al estrés de fin de año

Expertos en salud mental del Centro de Salud Digital Saluta recomiendan aplicar medidas de autocuidado para que el último mes del año no se transforme en una pesadilla. Lo principal, aseguran, es entender que «no podemos cerrar todos los procesos» en unos pocos días.
Diciembre es el mes de la Navidad, el Año Nuevo y el inicio del verano, hitos que suelen estar asociados a momentos agradables junto a la familia y los amigos. Sin embargo, para muchas personas el fin de año es sinónimo de estrés: se cierran ciclos laborales, académicos y se multiplican los compromisos de todo tipo.
«La tremenda carga de todo lo que hay que hacer nos afecta a nivel biológico, psíquico y emocional. El resultado será altos niveles de estrés. Muchas veces lo vamos a identificar como sintomatología de fatiga por la increíble cantidad de pensamientos de forma inconsciente que experimentamos durante el día», explica Beatriz Pereira, psicóloga clínica del Centro de Salud Digital Saluta.
¿Cómo enfrentar esta sensación de agobio? La profesional recomienda entender diciembre no como el final de un proceso sino como un tránsito. «Evidentemente no podemos cerrar todos los procesos, no podemos terminar con la pandemia, no podemos generar mágicamente una planificación sin dudas acerca del futuro, es decir, somos seres en evolución constante», dice.
Y junto con ello, entrega una serie de sugerencias para hacer más llevadero este camino hacia el año entrante.

  1. «Hacer una auto reflexión y tomar conciencia de que es normal tener un incremento en el estrés y de que esto también les ocurre a las personas que nos rodean, pareja, familiares, colaboradores, amigos, etcétera. Aumentar la toma de conciencia nos ayuda a tener más paciencia o tolerancia a nuestra propia frustración y a pedir reciprocidad».
  2. «La concentración se ve afectada por el estrés. Dado que la atención también estará puesta en las festividades de fin de año, es necesario usar las agendas y mantenerlas sincronizadas. Pero para poder planificar hay que considerar el tiempo real que disponemos, cuánto podemos dar y jerarquizar las actividades. A veces no se puede estar en todas».
  3. «Tenemos que tener objetivos realistas y no podemos imponernos la exigencia de terminar todo ahora. Pongamos metas a corto, mediano y largo plazo, pero pensando en 2022. Tampoco es el momento de evaluar, podemos dejar para el próximo año momentos de tranquilidad para un análisis profundo».
  4. «Es importante generar pausas de recreación, espacios de ocio sano que son necesarios para vincularse con familiares, con amigos o simplemente con la naturaleza, momentos para descansar y disfrutar. Favorecer este hábito en nuestra vida cotidiana nos permite sustentar el cansancio físico y mental, y no sucumbir ante pensamientos negativos y de soledad que suelen presentarse en el final de año».
  5. «Mantener hábitos saludables es vital para poder rendir y eso incluye la higiene del sueño, es decir, dormir lo suficiente. El descanso debe compatibilizarse con una buena alimentación e idealmente con actividad física. Así como planificamos los horarios de trabajo, no debemos olvidar estas prácticas saludables que son muy importantes para que el cuerpo, la mente y las emociones estén al 100%».
    Adicionalmente, la psicóloga Beatriz Pereira recomendó estar atentos a los estados de ánimo y consultar ante cualquier señal que pueda indicar algún problema de salud mental de mayor envergadura.
    «Pareciera que el final del año lo vemos como si fuera una ola enorme. La invitación es a surfear por sobre la ola y no dejarnos arrastrar por ella. Lo importante es saber que los cambios han estado presentes siempre y que, como en otras etapas de la vida, podremos superar las situaciones difíciles», concluyó.

Deja una respuesta