Cuando la participación de los trabajadores es vital para el fortalecimiento de las leyes laborales

«Maule Hoy» entrevistó a Valeska González Ponce, Presidenta Regional de la ANEF y coordinadora de «Eje Sindical», quien respondió sobre todas las iniciativas que se están discutiendo en la Convención Constituyente y respecto a las distintas propuestas que sean un aporte en el debate, para ser incluídas en la nueva carta fundamental.

Nunca es tarde para cambiar y enmendar rumbos más justos en Chile. Consciente de lo complejo que resulta integrar todas las sugerencias e inquietudes que tienen los trabajadores en estos momentos tan cruciales para el país, Valeska González aceptó ordenar las ponencias, para dar a conocer públicamente cuáles han sido los avances sustanciales que se han producido desde la testera de los derechos y deberes del trabajo. Este ejercicio se viene produciendo desde los meses de octubre y diciembre del año pasado, cuando decenas de organizaciones sindicales se reunieron en encuentros presenciales y por vía remota, para avanzar en este proceso sustancial que permitirá ser incluída en la redacción de la Nueva Constitución.
¿Qué importancia tiene ampliar los canales comunicativos para dar a conocer las discusiones, avances y sugerencias que hay sobre los distintos aspectos que involucra la labor sindical, para lograr el objetivo de ser integradas en la futura Constitución ?
Para estas iniciativas de normas populares que requieren de un porcentaje de firmas, es muy importante contar con estos espacios informativos que ustedes nos entregan, para dar a conocer a la ciudadanía, las discusiones y los avances. Por eso, ahora no me voy a centrar en una sola línea, como es No + AFPs. Todo lo que nació de las organizaciones sociales fue conversado, y se recogió de los cabildos de las trabajadoras y trabajadores, por lo tanto, debe tener mayor respaldo y patrocinio de la ciudadanía. De lo contrario, no entiendo porque se hace un levantamiento en Octubre del estallido social, sino está validado. El trabajo de los convencionales, nos está entregando la oportunidad de levantar iniciativas, que vienen del pueblo, hacia el pueblo y tienen que llegar al pueblo.
¿Cuáles son los temas sindicales más destacados para ser incluidos en la redacción de la nueva Constitución ?
El tema más importante en Chile, es la libertad sindical. Es un punto dentro de toda esta gama laboral, y principalmente, es poder sindicalizarse sin sentirse presionado o perseguido. Creo que existen normas internacionales que prohíben que nosotros obliguemos a un trabajador o trabajadora a que ingrese a cierto tipo de sindicato de la empresa, o el sindicato único, o como se quiera llamar. Dentro de toda esta libertad que existe para cada uno de los seres humanos, tenemos que lograr llegar al consenso, y ser capaces de convertirnos en mejores personas. Cuando nosotros hablamos del trabajo digno,- olvidando el paradigma de la OIT -, estamos diciendo que es humanizar nuestra forma de vida, y levantar una Constitución basada en el trabajo. En el sector público, es vital el derecho a huelga. No significa que estemos validando lo que pasó con esa reforma laboral en Chile, que se arregló y se volvieron a ingresar, por ejemplo, los servicios esenciales en las empresas que presentan los sindicatos que votan la huelga. No se puede terminar con la producción de la empresa, por lo tanto, hay puestos que son super importantes que deben quedar personas ahí laborando. Entonces ¿ Cuál es la idea de la huelga ?. Entonces esos procesos deben estar conversados y deben estar plasmados dentro de la Constitución.
¿Qué aspectos redundantes hay en la discusión del pleno, respecto al reconocimiento de las labores del hogar que involucran , sin discriminación, a hombres y mujeres de familia ?
Cuando estamos hablando de derechos fundamentales tan importantes como el derecho al trabajo, acceder a un trabajo digno, reconociendo el cuidado hogareño que tienen hombres y mujeres, pudimos comprobar a través del Eje Sindical, la intervención de los varones que tienen el cuidado de sus madres.
En otro aspecto, en la mayoría de los casos en Chile, la mujer de baja escolaridad, renuncia a su derecho a continuar con la educación formal y abandona la educación para criar sus hijos, o también cuidan a los padres o familiares enfermos. Esa labor doméstica, debe ser tremendamente reconocida, porque es un sostén que afirma la economía en Chile.
¿Cómo acentuar una democracia participativa donde se promueva la participación ciudadana respecto a la vida sindical y política ?
Qué difícil es hablar de la vida política. Yo a eso no me voy a referir, porque la verdad estoy muy desilusionada, y no me quiero quedar con solo el estallido social del 2019. Estamos esperando que de una vez nos unamos todos y todas, mujeres, disidencias, hombres, jóvenes, trabajadores, trabajadoras y levantemos Chile. No puede ser que la minoría que está militando en un partido político, pueda decidir por todos nosotros. Cuando estamos hablando, que las cúpulas del también movimiento sindical, forman parte de esa instrucción de política partidista, muchos jóvenes también han dejado en claro esa desilusión por la política actual. La desilusión que tienen nuestros abuelos, dijeron. La desilusión que está en los ojos de mi padre. Esas intervenciones nos hacen ver por dónde vamos. Nosotros esperamos que todas estas iniciativas en lo laboral que nacen en los Cabildos, suban a la Convención, se discutan y se analicen. Pero después de toda esa plenaria, esto tiene que volver al pueblo. Nosotros tenemos que subir a las bases, porque la decisión no está en un dirigente que lleva 20 años en la cúpula sindical, porque no es la opinión de todas las y los trabajadores de Chile.
¿Cuántos sindicatos hay en Chile ?
En la ANEF, Asociaciones de funcionarios que es lo que la ley actual permite, hay 190 asociaciones, con 80.000 miembros. En la minería, hay sindicatos normales, porque también están los subcontratados, y aquellos que sufren los vaivenes de los contratos ( los despiden, los vuelven a contratar, no hay seguridad laboral, etc ).
El comercio, que es el grupo más grande, es multirut.
Cuando hablamos de sindicatos, en Wallmart, por ejemplo, tienen una cantidad de sindicatos porque tienen 25 trabajadores y levantan un sindicato.
Entonces, seguir separando y dividiendo a la clase trabajadora y preocuparnos de «lo mío», o sea, solamente de lo individual y no de lo que está ocurriendo con el otro, es nefasto.
¿Usted cree que va aumentar el número de sindicatos en Chile con el cambio de gobierno, o va a disminuir o se va a mantener?
Estamos en alerta en el sector público, porque se están levantando asociaciones de funcionarios, con dirigentes que son de derecha, por el temor de que los despidan. Y eso ocurre, cuando se piensa que el gobierno de turno, trae un grupo de personas al sector público y permanece allí hasta el cambio de un nuevo presidente. Se piensa que es una manera de protegerlos, levantando una asociación de funcionarios. Por eso insisto, debemos cambiar social y culturalmente estas miradas, para sacar adelante un nuevo Chile de una vez y por todas.
¿Cómo incentivar a la comunidad migrante a participar de la vida sindical ?
Nosotros ya lo estamos haciendo, de región en región. La comunidad migrante tiene sus deberes y derechos, por lo tanto, ellos también están formando parte de sindicatos. Todo esto tiene que ser un diálogo permanente entre los trabajadores, sus empleadores, la familia. Es como cuando tu formas parte de una junta de vecinos, y los emigrantes tienen ese derecho ( ¿ porque no? ) de formar parte de la comunidad.
Finalmente, ¿Qué resultados ustedes esperan de las propuestas en la Convención Constituyente y cuánto tiempo se necesita para modificar y adaptar las nuevas normas en el plano laboral?
La Carta Magna es como el dibujo de lo que nosotros queremos. Hay iniciativas muy completas, y hay otras que se repiten, por ejemplo, las agrupaciones feministas también están presentando el trabajo del cuidado en el hogar.
La lectura de los constituyentes es cuantas veces se observa este dato, en distintas organizaciones y movimientos sociales y cómo lo vamos a transformar en esta agenda de la Carta Magna. Respecto al tiempo, espero que sea dentro de los plazos que lo arreglo la Convención. No sé si lo van a extender por seis meses más.
Después de ello, hay que empezar a dictar las leyes. Es un punto de inicio, una carta de navegación. Más tarde, por ejemplo, como trabajadora empezar a conversar nuestro código del trabajo,- no el actual que tenemos – , no un decreto con fuerza de ley como lo vivimos, sino uno nuevo, con todos los aspectos que hemos solicitado contener y modificar. Lo importante en este punto, es saber comunicar el proceso en sí mismo, para que la ciudadanía esté al tanto de lo que se está haciendo. Por eso es muy positiva la labor que están haciendo ustedes y aprovecho de invitar a todos, a las juntas de vecinos que son tremendamente fundamentales para realizar todo este proceso.
Yo invito a los lectores de «Maule Hoy» a que esta semana pasen personalmente a las Organizaciones Sociales de la Asamblea Popular por la Dignidad, en la calle 1 Sur 4 y 5 Oriente, donde estamos entregando información y señalando cuales son las iniciativas de normas.
Muchas gracias por este espacio para dar nuestros puntos de vista y harto éxito este año para ustedes. A trabajar entre todos y todas y reconocernos en las diferencias para conversar, dialogar y construir un nuevo Chile.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *