Maulinas cumplen el sueño de nivelar sus estudios de enseñanza media

Gracias al programa «Cumpliendo un Sueño» de PRODEMU, 260 mujeres de la región del Maule lograron obtener su certificado de enseñanza media para fines laborales.
Viviana Díaz a sus 60 años tenía un sueño pendiente: terminar sus estudios de enseñanza media. Muchas veces pensó que ya no lo podría cumplir, casada y madre de cuatro hijos creía que no sería posible, pero el año pasado gracias al programa de Nivelación de Estudios «Cumpliendo un Sueño» de PRODEMU lo logró y hoy va por una nueva meta, tener un trabajo remunerado.
«Gracias PRODEMU por hacer de mí una mujer valiente y exitosa, por permitir mirarme con orgullo y decir las mujeres podemos esto y mucho más y nunca es tarde para proponernos desafíos en la vida. Este es uno de ellos, nivelar nuestros estudios e ir por otro logro, que es tener la oportunidad de ingresar al mundo laboral. Desde el fondo de mi corazón, Dios los cuide y bendiga a todos quienes conforman esta maravillosa fundación y que sigan cumpliendo sueños que se hagan realidad», afirmó muy emocionada Viviana Díaz.
Ella es una de las 260 maulinas que fueron parte de la iniciativa «Cumpliendo un Sueño», ejecutada por PRODEMU -que pertenece a la Red de Fundaciones de la Presidencia de la República, es presidida por la Primera Dama,/ Cecilia Morel y la Directora Nacional es/ Paola Diez-, en el marco de Compromiso País, en alianza con Banco Santander, la ONG Good Neighbors y el Instituto Profesional AIEP. Dada la contingencia sanitaria, el aprendizaje se llevó a cabo a distancia.
Cumpliendo Un Sueño, abre la posibilidad a las mujeres de un desarrollo laboral, a través del ingreso al trabajo dependiente, genera mayores oportunidades laborales, con esto aumenta su bienestar, su seguridad, empoderamiento y autonomía integral.
La Directora Regional de PRODEMU, Valeri Santander afirma que «Una de las brechas que hemos logrado disminuir en Chile ha sido la relacionada a la educación, el año 2002 nos separaban más de 10 puntos porcentuales a la educación alcanzada por los hombres, según el INE. Al 2021 si bien hemos logrado acortar esta brecha, aún las mujeres no llegamos a igualar el nivel de escolaridad de los hombres y esta brecha se ve incrementada en el nivel profesional y en la especialización. Las mujeres que no finalizaron su escolaridad obligatoria disminuyen las oportunidades en el ámbito laboral y por supuesto su acceso a ser profesionales».
Además, Valeri Santander agrega que «Nuestra presidenta, la Sra. Cecilia Morel nos ha pedido seguir trabajando para disminuir esta brecha de género para que más mujeres logren finalizar sus estudios en enseñanza media con fines laborales, para que puedan acceder a mejores oportunidades y terminar esta importante etapa de su vida. Muchas de las mujeres que participaron en nuestro programa el año 2020, dicen haber tenido que asumir labores relacionadas al cuidado de otros muy tempranamente y esto las hizo abandonar su escolaridad. En PRODEMU queremos ser el primer escalón para la autonomía de la mujer y por eso estamos activando esta red, para que muchas más mujeres logren terminar sus estudios y así logren mejores oportunidades».
Otra de las estudiantes fue Blanca Lara de la comuna de Chanco, quien nos cuenta que cuando era adolescente sus padres no tenían como pagar los estudios de sus dos hijos y decidieron priorizar al varón. «Mi padre le dio preferencia a mi hermano hombre, porque para él era más difícil la vida que para mí, cuando fuéramos grandes» y agrega que esta experiencia fue «algo maravilloso, siempre supe que a lo mejor iba a ser difícil, pero si me gustaba porque yo deseaba tener mi cuarto medio, me siento realizada como mujer, estoy feliz y contenta de haber logrado un sueño para mí».
Por su parte, Miriam Díaz -quien es dirigente vecinal, madre de un hijo y dueña de casa-, agradece a PRODEMU «por darnos la oportunidad de seguir avanzando como mujeres gracias al programa Cumpliendo un Sueño, donde pudimos terminar nuestra enseñanza media laboral, sin duda con esto se nos van a abrir muchas puertas, mejores trabajos, más remunerados. Y es un sueño cumplido, porque después de 28 años pude terminar mi enseñanza media».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.