REGIONAL

«Las Ferias»

Hace unos 15 años había actividades en Talca que a mí me encantaban, las ferias, sobre todo las ferias de libros.
Recuerdo la época en que se organizaba la de la Universidad de Talca, también la de la Universidad Católica del Maule, más tarde se sumó la del libro usado organizada por Radio Paloma. Bueno, hoy sólo sobreviven estas últimas, aunque la pandemia no permitió la realización de la del libro usado, no así la de la Universidad Católica del Maule. Por supuesto, gran parte de mi biblioteca proviene de los paseos que di por aquellos lugares durante toda su duración. Era maravilloso ver a tanta gente concentrada en un lugar en torno a un objetivo específico, los libros.
Mis primeros poemarios los compré en la feria de la Universidad de Talca, también vi mis primeras obras teatrales en ese contexto. Aquella terminó el 2008 o 2009 y se extraña. Recuerdo a mis padres acompañándome una vez a una versión hecha en el Centro de Extensión, los dos un poco aburridos, yo fascinada por tantos libros y tantos stands en donde veía textos de los más diversos temas.
Hay algo especial en el recorrer estas instancias, que generalmente se mezclan con otras actividades. La última vez que fui a una fue hace tres años, más o menos, fui varias veces y fui feliz mirando novelas, biografías, ensayos, cuentos. No puedo describir a cabalidad qué es lo que me sucede cuando estoy rodeada de libros. La feria del libro usado se hacía en la Plaza de Armas, me gustaba ir porque los stands son casi eternos, y entre medio es posible hallar antigüedades de las más diversas índoles.
Pese a que las librerías no se quedaban atrás en materia de mi consumo de libros, yo me preparaba todo el año para estos eventos. Así como puede que haya personas que están todo el año juntando dinero para disfrutar el 18 de septiembre, o para veranear, yo estaba todo el año juntando dinero exclusivamente para las ferias. Y era feliz llegando a casa con mi botín de historias nuevas para acaparar en mis libreros e ir escogiendo de a poco para leer.
Las ferias, que en principio eran tres, hacían que Talca, durante una o dos semanas, girara en torno a los escritores, a la cultura y a la locura por la lectura.

Deja una respuesta