“Nosotros somos el último refuerzo que tiene la sociedad,
para contener la delincuencia”

Diario “Maule Hoy” entrevistó al Presidente de la Corte de Apelaciones de Talca, Gerardo Bernales Rojas, para conocer en detalle los desafíos de su administración, considerando temas como los procesos pendientes en los tribunales de la familia, la violencia escolar y contra la mujer, el tráfico de drogas y los casos aún no resueltos sobre los detenidos durante el estallido social.
En una oficina amplia y moderna tachonada de condecoraciones y reconocimientos, decorada con un buen gusto por las pinturas y con un mesón cómodo y funcional, donde domina entre todos sus artículos, la figura del martillo de la justicia, nos recibió muy atento, el nuevo Presidente de la Corte de Apelaciones, el abogado Gerardo Bernales Rojas para contestar nuestras preguntas.
¿ Cómo espera agilizar los procesos pendientes en los tribunales de la familia frente a la demanda ciudadana que espera respuestas concretas?
La justicia es un tema humano y social, por lo tanto, la única manera de llevar adelante los juicios en la pandemia y acelerar los plazos que, en algunos casos, puede estar vencidos, es justamente con mayores jueces y mayor personal. Cada juez necesita en su actuar, el apoyo de dos funcionarios que son los que van grabando y transcribiendo los escritos. En general, es la única posibilidad porque tiene que ser con la presencia de un juez. A mayor cantidad de causas acumuladas, se requiere mayor cantidad de jueces. No hay otra solución.
¿ Cómo destrabar la atención de los juzgados de familia respecto a personas que llevan esperando meses, años, y un tiempo muy extendido ?
Por sistema, porque el tribunal no pudo atender a las personas, causas atrasadas propiamente tal, no son muchas. Generalmente, las causas se van demorando porque hay incidentes que van dilatando las mismas partes. Hoy día, las causas que están más atrasadas y que tienen dos años, son por lo general, sobre temas como pensión de alimentos, y ese tipo de situaciones. Hablamos de pocos casos, muy extraordinarios. Se está agendando a tres meses y esperamos que en un plazo de un año, se pueda agilizar lo más posible. Hemos tomado la iniciativa este año en la Corte de aumentar la tabla. Antes teníamos alrededor de diez causas, – tres o cuatro civiles y el resto, familia-, hoy día aumentamos a quince en familia para ir acelerando los tiempos. También los días miércoles estamos realizando una tabla extraordinaria en la cual se va viendo todo lo que no lleva alegato, y el miércoles pasado tuvimos por ejemplo, 45 causas. Cuando no hay alegato es posible ver más cantidad de causas. Insisto que cualquier esfuerzo va a depender de la existencia de personas que puedan resolver.
¿ Qué opinión personal tiene como abogado de casos recurrentes como “papito corazón” y de violencia contra la mujer?
Personalmente creo que, un padre que no quiere un hijo o una hija, es muy complejo. A veces, hay razones de fondo, de conflictos entre los padres, pero bajo ninguna circunstancia puede ser el niño, niña o adolescente, el perjudicado por los conflictos o los errores que los padres cometemos. Siempre en estos casos, hay dos responsables, pero no solamente uno. La única víctima son los hijos. Debemos recurrir a la conciencia de cada uno y saber que, después los hijos nos pasarán la cuenta. Respecto a la violencia de la mujer, es inaceptable. Yo no creo en la violencia como método para combatir las injusticias. Creo que la única fórmula es la vida civilizada. La violencia sólo trae más violencia y es una espiral que no acaba. Y si es contra la mujer a la que tanto amo, me parece insólito, no está dentro de mi parámetro aceptarlo.
¿ Qué mirada tiene respecto a las demandas ecológicas y ambientales ?
Es un tema que trasciende más allá de lo jurisdiccional y de lo que es el país. Chile puede tomar las mejores medidas , pero si quienes son los grandes contaminantes del planeta no paran, vamos a terminar muy mal. Lo lamentable es que, cuando uno va al google earth, el mapa verde comienza ahora en Santiago. De Tiltil un poco más abajo, aparece recién el verde. Es increíble como nos hemos ido dañando como especie humana, y esto hay que tomarlo como un compromiso serio por parte de todos y todas.
¿ Cuál es su visión respecto a los casos de violencia escolar y como penalizan estos actos delictivos, considerando que víctimas y victimarios son menores de edad?
Ese es un gran tema y que además, yo creo se va agudizar aún más. Ya lo hemos visto de vuelta a clases después del confinamiento de la pandemia, y como lo han mencionado algunos sicólogos, lo negativo al tele estudio ha sido esta sobre reacción donde los niños, niñas y adolescentes sacan toda esa energía guardada por dos años y la desembocan en cualquier situación que, en otra circunstancia, habría sido dialogada, discutida, a lo mejor utilizando palabrotas, pero nó con la violencia física que hemos visto. Es un tema grave que tiene que ser atajado rápidamente. Distinto es el tema delictual, y ahí hay un tema que, como sociedad estamos “al debe”. Nosotros debemos preocuparnos por la gente, porque cuando la gente no tiene expectativas de estudio o trabajo, busca la vida fácil. Estamos en una sociedad en que la inmediatez es lo que prima, y las cosas perdurables no sirven. Entonces cuando la persona estudia algo, sale y no encuentra trabajo, busca otras vías para subsistir.
¿ Cómo enfrentarán los casos de microtráfico de drogas, en que se involucran jóvenes, personas vulnerables y marginales?
A nosotros nos corresponde resolver los temas que nos llegan a los tribunales. La política la realiza el poder ejecutivo y legislativo. Ellos son los que generan los recursos, las inversiones y las prioridades sociales, políticas y culturales que va a atender el país. Y la persecución de los delitos le corresponde al Ministerio público que tiene que ceñirse a las leyes. Nosotros simplemente tenemos que resolver. Si lo que se ha hecho está conforme a la ley, podemos sancionar. Si sancionamos, tenemos que aplicar una sanción de acuerdo a lo que señala la ley que está bastante acotada. Nosotros somos el último refuerzo que tiene la sociedad para contener la delincuencia. Los primeros vienen del Legislativo y Ejecutivo, y luego a nivel represivo, viene el ministerio público que tiene que investigar lo que ya se hizo. Creo en lo personal que el tema tiene que ser abordado desde su inicio, desde las condiciones sociales. Cuando uno ve las medidas que han tomado distintos gobiernos como la iluminación de las plazas públicas y el control policial de los espacios públicos, es todo mucho mejor que estar con la policía y una escopeta al frente. Ahora cuando se produce ya la delincuencia, también debemos tener una reacción que proteja a la comunidad, y especialmente algo que yo siempre he abogado, que es la protección de las víctimas, o sea, el ejercicio de los derechos de las víctimas. Hoy día, el Estado se defiende con el Ministerio público y la persona que ha cometido algún delito, tiene un defensor pagado por el Estado, pero la víctima queda al medio y es simplemente un mero trámite que hay que cumplir. No tienen realmente de manera efectiva, medios para hacerse justicia y esa es una deuda que tiene el Estado de Chile, con todas las personas que han sido víctimas de delito.
¿ Cuántas personas jóvenes están todavía involucradas en desórdenes durante el estallido social del 2019 y que esperan juicio ?
Es un dato que pregunté a la Agrupación de Detenidos Desaparecidos y a la Defensoría Penal Pública. Me confirmaron que, hay uno o dos casos que estaban para juicio, pero que eran situaciones donde las personas no estaban privadas de libertad. En la jurisdicción afortunadamente, no hay casos y en el otro tema de Derechos Humanos, tampoco hay situaciones de detenidos pendientes de juicio. Hay algunos procedimientos del crimen que todavía están vigentes, pero no hay temas pendientes y se está agilizando también el tema de las demandas civiles, que se les dio prioridad a partir de marzo, cuando asumí la presidencia, para que todo esté más vinculado con Derechos humanos, de antes y de ahora, y que pueda ser resuelto lo más rápido posible.
¿ Cual es su mayor desafío como Presidente de la Corte de Apelaciones ?
Los tribunales en nuestra ciudad no han dejado de funcionar en ningún momento, incluso con trabajo presencial, la gran mayoría de los tribunales de Talca y prácticamente en toda la región. Hay muy pocos tribunales en que los magistrados están con teletrabajo y que no va nadie físicamente al tribunal. Hemos solicitado a todos los magistrados que siempre haya un juez en los tribunales. Espero que así sea. Hay protocolos que hay que cumplir respecto a la Corte Suprema. En ella, hay Ministros que han dado el ejemplo, porque la mitad son mayores de 60 años y podrían estar con protocolos en sus casas y sin embargo, vienen físicamente a los tribunales a trabajar . En ese sentido, la exigencia para nosotros es responderle a esa comunidad que requiere la presencia de un juez ahí. Ese es el mayor desafío para cumplirle a la gente, enfatizó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.