Historia de la curicana pionera en el rubro de la minería

Si bien se trata de una actividad clave en muchos ámbitos para nuestro país, en el caso de la Región del Maule, el conocimiento que se tiene de la minería no supera los datos más bien de carácter básico. En tal contexto, resulta aún más llamativa la historia de la curicana, Paola Huenumán, quien, en su momento, decidió estudiar Ingeniería en Minas sin conocer prácticamente nada de lo que era dicho rubro. «Soy nacida y criada en Curicó. Vengo de La Colmena, atrás de la iglesia El Rosario. Mi educación Básica la hice en la escuela Brasil y la Educación Media en el liceo Fernando Lazcano», nos cuenta de entrada.   
CAMBIO
Al momento de ingresar a la educación superior, la primera opción de Paola fue Licenciatura en Física. Pero un hecho, en particular, desencadenó un cambio en el rumbo de su vida. «Tuve un accidente automovilístico, por lo que tuve que congelar la carrera. Tuve que empezar a caminar nuevamente, eso hizo cambiar el destino de mi vida», recalca. «Conversé con mi familia, me gustaban las matemáticas y me fui a estudiar Ingeniería en Minas en la Usach. A estas alturas ya llevo 19 años de experiencia en el ámbito minero», acota. 
PRECURSORA
Paola reconoce que ingresar a dicho mundo, marcado en aquellos años por ambientes más bien masculinos, con una serie de sesgos «muy machistas», se trató de algo bastante complejo, pero que su fuerte carácter, la ayudó a enfrentar las vicisitudes que se presentaban. «He sido, por así decirlo, atrevida, no me intimidan fácilmente las cosas», dice. «Soy una de las pioneras de abrir estos caminos en Chile. Soy la primera mujer en entrar a las jefaturas en las operaciones mineras en Chuquicamata (…) Comencé el 2005 y no había mujeres, ya mi voz generaba sorpresa. Fue un desafío para todos, desde los gerentes de las compañías», acota. «Antiguamente se ocupaba mucho la fuerza física, donde los hombres tenían que mover cosas, pero hoy en día todo está más tecnificado, no es apropiado ni siquiera para los hombres que realicen gran fuerza física», recalca. El grueso de la trayectoria laboral de Paola Huenumán ha estado vinculado a Codelco: para ser más específicos, 16 años. Desde el 2019, se encuentra trabajando para inversores japoneses, los cuales tienen participación económica con Antofagasta Minerals. «Estoy a cargo de todo el aspecto minero de los yacimientos donde ellos tienen inversiones», dijo.
MAYOR PARTICIPACIÓN
Considerando su rol como precursora y respaldada por su experiencia, la curicana, Paola Huenumán Acosta es cofundadora de la Red Ingenieras de Minas de Chile (RIM Chile). «El 2018, cuando yo estaba saliendo de Codelco me contactan las niñas que estaban creando esta red. Trabajamos para una mayor incorporación de las mujeres, de los talentos femeninos en la industria minera. Es nuestro principal objetivo y propósito», enfatizó.
«Respecto a la participación de mujeres en el ámbito minero hay distintas estadísticas, pero en general, desde el 2011, donde la participación rondaba el 7%, hoy día estamos hablando del 14%. Esta es una red que es multigeneracional, hay chicas universitarias, incluso de acá de la zona de Curicó. El espíritu de las nuevas generaciones nos ha movido a las generaciones más antiguas a levantar la voz, a buscar espacios», dijo. «Nosotros siempre estamos mirando, cómo van los países más desarrollados, como lo son Canadá y Australia donde la minería es fuerte y para ellos estos ya no son temas. Ya no se habla de diversidad, de paridad, son temas que ya están zanjados. Los porcentajes de participación son más altos que nosotros. Estamos hablando de un 17,9% a un 16,6%», acotó.
NUEVA CONSTITUCIÓN
Desde el año pasado, Paola como vocera de RIM Chile integra Compromiso Minero, una red diversa y dinámica que reúne a 96 organizaciones, entre compañías de distinto tamaño, startup (empresas emergentes) universidades y otros adherentes que buscan fomentar el conocimiento, el diálogo, la innovación, la inclusión, el desarrollo sustentable de la minería, entre distintas materias. Por estos días, una de las principales preocupaciones pasa por lo que pueda suceder al interior de la Convención Constitucional.
Por lo mismo, espera que se pueda lograr una «sintonía» con los constituyentes, todo en función de buscar una mejor minería para Chile. «Hicimos una iniciativa de norma que fue entregada a la mesa de los constituyentes, pero fue rechazada. Estamos tratando de que se nos escuche, porque nosotros vamos por una minería sustentable consciente de los desafíos y deberes que implica el cambio climático», nos indica de entrada. «Las oportunidades que tiene Chile de aquí a futuro son enormes. Necesitamos cobre para el mundo, los minerales y metales que producimos son esenciales para el desarrollo de la electromovilidad, la masificación de las energías renovables y nuevas tecnologías de manera que podemos ayudar significativamente a enfrentar el cambio climático», acota.
«El buen desempeño que ha tenido la minería en Chile se explica por un sistema mixto entre privados, nacionales, extranjeros y el Estado trae muchos beneficios, todo un encadenamiento productivo, hacia proveedores, hacia las personas. Ese sistema nosotros lo vemos más realizable (en vez de que todo el negocio minero sea propiedad del Estado). Las inversiones que se tienen que hacer en esta industria son de miles de millones de dólares. Las demandas sociales de este país son más importantes, por lo tanto, no habría inversión, además de que el negocio minero es de mucho riesgo, está muy expuesto a las condiciones externas (…) No podemos estar en estos períodos de incertidumbre, ya que, en estos ambientes, las inversiones no se hacen factibles, no son concretas. Garantizar al rubro la certeza de sus derechos, así también la exigibilidad de sus obligaciones, resulta clave para que este sector siga aportando a la economía y así poder cumplir con los derechos sociales de la ciudadanía», concluye. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.