Clemente Urrutia G.: «El señor del vino»

Sin lugar a dudas que la frase que más se ajusta al conocer la «Viña San Clemente y el Museo del Vino» que se ubica en el sector Loma de las Tortillas en los limites comunales de San Javier y Villa Alegre, «es que no valoramos las bellezas que tenemos tan cerca de nosotros».

Así es señores lectores, cada semana Diario MAULEHOY dedica una página completa de la edición sabatina, para conocer a nuestros personajes o empresarios más destacados de la zona en diferentes ámbitos, con el único objetivo de mostrarlos y dejar una huella en la historia de la región de su trabajo y esfuerzo en potenciar su tierra que los ha visto crecer y llegar tan lejos como es el caso de esta semana del viñatero, agricultor, martillero y comerciante entre otras tantas profesionales que ha tenido en su vida, Clemente Urrutia González, quien es padre de 3 hijas, María Magdalena, María Andrea y María Soledad y seis nietos.

A pesar de haber superado la barrera de los 82 años de edad, «Don Clemente» como muchos lo conocen, es una persona llena de vida, muy activo y con una memoria fabulosa y casi envidiable, pues mantiene recuerdos imborrables de su juventud, en la que muy joven se inicio ayudando a su padre en la venta y corretaje de vinos a lo que se sumo con los años el Museo del Vino, que es una verdadera «joya», para quienes saber apreciar el arte y la historia de nuestros campos y haciendas.

Durante los últimos días contactamos a este verdadero «Señor del Vino», para que concediera una entrevista a DIARIO MAULEHOY, para lo cual tuvo una  gran disponibilidad en todo momento, a pesar de que fuimos justo en el periodo alto de comercialización del vino y chicha que el produce hace muchas décadas en su viña.

Don Clemente Urrutia nos recibió en su oficina que se ubica al interior del Museo, rodeado de olores y de los mejor mostos de que allí se producen, la amena charla sólo fue interrumpida por varias personas que buscaban primero saludarlo y también por supuesto llevarse una de las tantas variedades de vino que posee en una gran bodega que podríamos llamarle el tesoro de la vid a.

En primer término le consultamos ¿cómo se llega a su edad con tanta energía y vida?

Ante lo cual nos señaló «el buen vino es la clave de la vida y el haber dedicado mi vida a hacer lo que más le gusta y vivir plenamente cada momento…».

El ameno dialogo con una persona tan conocedora de la vida y en especial de la agricultura de la zona, fue muy grato y matizado por diferentes temas de gran trascendencia y como no mencionar el donde nació esta gran obra que tenemos a nuestros pies como es la viña y el museo, el que se debe a una historia familiar en la que trabajo su abuelo, su padre, luego él, para seguir sus hijos y ahora sus nietos, a quienes él les ha mostrado la belleza del vino y de paso les entrega un legado de sabiduría que ha reunido no tan sólo en Chile, sino que en Argentina y tantos viajes alrededor del mundo.

«Don Clemente» también nos menciona los días duros del terremoto «si la verdad es que no se puede olvidar el terremoto del año 2010, las perdidas como se imaginarán fueron dantescas, pues aquí aún hay restos de botellas destruidas, cubas dañadas y lagares con perdidas totales, a lo que nos hemos ido levantando de a poco con tiempo, junto con la familia» expresa.

En estos momentos también son tiempos difíciles ¿cómo se mantiene el negocio?

«Es un gran trabajo que se hace día a día y sobre todo atendiendo bien a nuestros clientes que siempre nos prefieren y pasan por aquí con destino al sur o al norte del país, la verdad es que en los últimos meses se ha notado una baja, producto de los problemas sociales del país y últimamente con la pandemia que vivimos y donde hemos tomado los resguardos que solicita la autoridad para seguir trabajando».

El dialogo y el tour que nos ofrece el «Don Clemente» es realmente enriquecedor para quienes alguna vez deseen venir a la Viña San Clemente y el Museo del Vino, en poco andar pasamos por un restorant y pub muy pintoresco, las bodegas interiores donde se puede ver vinos embotellados de hace muchos años, maquinaría agrícola traídas incluso del extranjero y de gran antigüedad hasta un centro de eventos, todo decorado con hermosas maderas y equipos de elaboración de vino; los pasillos estan adornados con los nombres de los ex alcaldes de San Javier y personas importantes de la zona; para finalmente recalar en la bodegas donde se guardan los mejores mostos en viejos lagares de madera casi históricos que le dan al vino el sabor tan propio de un vino de esta zona del corazón de Chile.

En uno de los tantos rincones del Museo también tiene un espacio para su familia y antepasados.

Entre su personal también podemos mencionar a un antiguo trabajador que es parte del archivo de la viña y que es el bodeguero Roberto Cancino.

El reportaje que se proyecto para algunos minutos termino siendo casi de un par de horas, donde sólo falto conocer los subterráneos que albergan también a los apreciados espumante.

Finalmente «Don Clemente» recuerda su paso por la Cámara de Comercio de San Javier, la que presidió además y en la que trabajo por unir las dos comunas como son San Javier y Villa Alegre, para potenciar aún más  el turismo enológico que posee la zona y donde gozamos de los climas y paisajes más bellos de Chile y el mundo» nos señala.

Así es señores lectores, cada semana Diario MAULEHOY dedica una página completa de la edición sabatina, para conocer a nuestros personajes o empresarios más destacados de la zona en diferentes ámbitos, con el único objetivo de mostrarlos y dejar una huella en la historia de la región de su trabajo y esfuerzo en potenciar su tierra que los ha visto crecer y llegar tan lejos como es el caso de esta semana del viñatero, agricultor, martillero y comerciante entre otras tantas profesionales que ha tenido en su vida, Clemente Urrutia González, quien es padre de 3 hijas, María Magdalena, María Andrea y María Soledad y seis nietos.

A pesar de haber superado la barrera de los 82 años de edad, «Don Clemente» como muchos lo conocen, es una persona llena de vida, muy activo y con una memoria fabulosa y casi envidiable, pues mantiene recuerdos imborrables de su juventud, en la que muy joven se inicio ayudando a su padre en la venta y corretaje de vinos a lo que se sumo con los años el Museo del Vino, que es una verdadera «joya», para quienes saber apreciar el arte y la historia de nuestros campos y haciendas.

Durante los últimos días contactamos a este verdadero «Señor del Vino», para que concediera una entrevista a DIARIO MAULEHOY, para lo cual tuvo una  gran disponibilidad en todo momento, a pesar de que fuimos justo en el periodo alto de comercialización del vino y chicha que el produce hace muchas décadas en su viña.

Don Clemente Urrutia nos recibió en su oficina que se ubica al interior del Museo, rodeado de olores y de los mejor mostos de que allí se producen, la amena charla sólo fue interrumpida por varias personas que buscaban primero saludarlo y también por supuesto llevarse una de las tantas variedades de vino que posee en una gran bodega que podríamos llamarle el tesoro de la vid a.

En primer término le consultamos ¿cómo se llega a su edad con tanta energía y vida?

Ante lo cual nos señaló «el buen vino es la clave de la vida y el haber dedicado mi vida a hacer lo que más le gusta y vivir plenamente cada momento…».

El ameno dialogo con una persona tan conocedora de la vida y en especial de la agricultura de la zona, fue muy grato y matizado por diferentes temas de gran trascendencia y como no mencionar el donde nació esta gran obra que tenemos a nuestros pies como es la viña y el museo, el que se debe a una historia familiar en la que trabajo su abuelo, su padre, luego él, para seguir sus hijos y ahora sus nietos, a quienes él les ha mostrado la belleza del vino y de paso les entrega un legado de sabiduría que ha reunido no tan sólo en Chile, sino que en Argentina y tantos viajes alrededor del mundo.

«Don Clemente» también nos menciona los días duros del terremoto «si la verdad es que no se puede olvidar el terremoto del año 2010, las perdidas como se imaginarán fueron dantescas, pues aquí aún hay restos de botellas destruidas, cubas dañadas y lagares con perdidas totales, a lo que nos hemos ido levantando de a poco con tiempo, junto con la familia» expresa.

En estos momentos también son tiempos difíciles ¿cómo se mantiene el negocio?

«Es un gran trabajo que se hace día a día y sobre todo atendiendo bien a nuestros clientes que siempre nos prefieren y pasan por aquí con destino al sur o al norte del país, la verdad es que en los últimos meses se ha notado una baja, producto de los problemas sociales del país y últimamente con la pandemia que vivimos y donde hemos tomado los resguardos que solicita la autoridad para seguir trabajando».

El dialogo y el tour que nos ofrece el «Don Clemente» es realmente enriquecedor para quienes alguna vez deseen venir a la Viña San Clemente y el Museo del Vino, en poco andar pasamos por un restorant y pub muy pintoresco, las bodegas interiores donde se puede ver vinos embotellados de hace muchos años, maquinaría agrícola traídas incluso del extranjero y de gran antigüedad hasta un centro de eventos, todo decorado con hermosas maderas y equipos de elaboración de vino; los pasillos estan adornados con los nombres de los ex alcaldes de San Javier y personas importantes de la zona; para finalmente recalar en la bodegas donde se guardan los mejores mostos en viejos lagares de madera casi históricos que le dan al vino el sabor tan propio de un vino de esta zona del corazón de Chile.

En uno de los tantos rincones del Museo también tiene un espacio para su familia y antepasados.

Entre su personal también podemos mencionar a un antiguo trabajador que es parte del archivo de la viña y que es el bodeguero Roberto Cancino.

El reportaje que se proyecto para algunos minutos termino siendo casi de un par de horas, donde sólo falto conocer los subterráneos que albergan también a los apreciados espumante.

Finalmente «Don Clemente» recuerda su paso por la Cámara de Comercio de San Javier, la que presidió además y en la que trabajo por unir las dos comunas como son San Javier y Villa Alegre, para potenciar aún más  el turismo enológico que posee la zona y donde gozamos de los climas y paisajes más bellos de Chile y el mundo» nos señala.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.